Exposiciones

La forma óptima Mar Ramón Soriano Del 30 de abril al 11 de junio

Coge un pedazo de barro y amásalo para eliminar las burbujas,

pulsa el botón de encender y selecciona el modo eco

haz un cilindro alargado y colócalo en forma de círculo,

con un golpe seco elimina el vacío,

raya las superficies que quieres unir,

¡Atención! Antes de comenzar, lea el Manual del usuario.

Ahora compruebe la regularidad de la forma obtenida

 

 

La forma óptima se articula mediante una serie de elecciones procesuales. Estas giran en torno a ideas sobre el gestual humano, las relaciones entre los cuerpos y los objetos y el modo en que estos se establecen. Cada uno es envuelto y envolvente, los objetos y los sujetos se repliegan. El repliegue y el enredo es, en realidad, aprendido y enseñado. El mundo se revela por medio del cuerpo y nuestra existencia y experiencia aparecen en esta frontera aparentemente inamovible de diálogo entre lo propio y lo ajeno. El tiempo y el esfuerzo se presentan como eje conceptual, las nuevas herramientas han ido reduciendo estos dos elementos a través de sus intrincadas y complejas anatomías.

 

Voy entendiendo durante la producción que lo que me interesa son los tiempos intrínsecos a los procesos y cómo estos se consumen, también lo que tiene esto que ver con el teatro gestual humano, razón por la que está presente la idea de automatización y de máquina, de herramienta al fin y al cabo. Modifico, cambio y me aprovecho de la propia naturaleza material de las cosas en una especie de juego cualitativo que se ramifica en sus distintas modalidades, la selección de una imagen existente y la tergiversación de esta, el enfoque en algo concreto, la búsqueda de algo tangible o el ejercicio de diálogo y apilamiento.

 

Los dibujos en grafito titulados “Intervalo de tiempo libre” aluden a imágenes procedentes de librillos de instrucciones en los que el objeto desaparece para dejar lugar a las flechas y números que luego servirán para que entendamos sus estructuras y su funcionamiento. El tiempo ahorrado queda libre y se presenta ahora en una obra metódica y repetitiva. En otro tipo de instrucciones, como son las del libro de técnicas cerámicas que escaneo y amplío, el cuerpo y el barro se convierten en la misma cosa, están compuestos por el mismo tipo de materialidad que prácticamente se desmaterializa al presentarse sublimado sobre la seda que hace de soporte. En “Paisajes” la mirada seleccionadora se repite, los barros de diferentes colores se combinan y se pasan por un tórculo que produce las formas y manchas de color, luego aisladas bajo el afán de búsqueda de una referencialidad a la que atenerse. Pienso que la alusión a los grandes géneros pictóricos aparece como la necesidad de aludir a algo, pero quizás solamente es una excusa para el trabajo colaborativo entre esta máquina y yo.

Las construcciones escultóricas son diálogos entre cuerpos y objetos. Existe en la cerámica y en su forma de vasija algo inherentemente antropomorfo. Las bocas, los cuellos y los brazos son producidos para establecer contactos con los botes de conservas que pueblan los supermercados y con piezas impresas en colores saturados. Es todo fragilidad y se mantiene en equilibrio. Los tiempos industriales y acelerados se contraponen a los tiempos artesanales, lentos y reflexivos y en el mismo plano, estas piezas plásticas, suponen un engaño respecto a su producción y se muestran mentirosas al semejar rápidas construyéndose, en realidad, mediante un proceso de capas acumuladas sorprendentemente lento y que me recuerda al trabajo mediante churros de arcilla en el taller.

 

La palabra optimización da título a esta muestra y encuentro que es la que rige nuestra forma de estar aquí y de vivir el presente contextual. Por otro lado, veo en la palabra “forma” una polisemia interesante, hacia el volúmen, la estructura o silueta, pero también como sinónimo de la manera, el modo o el procedimiento.

 

Mar Ramón

Abril 2021



Mar Ramón (Valencia, 1993). Reside en Niñodaguia, Ourense, pueblo de tradición alfarera. Actualmente realiza el Doctorado en Bellas Artes en la Universidad de Vigo.

 

Ha realizado exposiciones individuales en La Fundación Granell de Santiago de Compostela o el Centro Marcos Valcárcel de Ourense; entre las últimas colectivas, actualmente vigentes, citar: "Afinidades Selectivas (Mar Ramón+Julia Huete). Carótidas y Coronarias", Casa Galega de Cultura, Vigo, comisariada por Juan Carlos Román y "Cultivar incertezas: Reformular el espacio/Conmocionar la mirada". CGAC, Santiago de Compostela, comisariada por Ángel Cerviño.

 

Además ha participado en diversos certámenes y ha recibido premios como el Novos Valores 2020, el Premio Puenting de producción Mustang Art Gallery y Universidad de Altea 2020, el Premio Injuve para la Creación Joven 2017-18 y en varias ediciones del Premio Xuventude Crea.

Con el fin de ofrecer un mejor servicio, nuestra web utiliza cookies Saber más Aceptar